¡Cuidadito con los piercings orales!

Para todos aquellos que estén planteándose hacerse algún tipo de piercing oral, ¡mejor que se lo piensen dos veces antes!

Hace unos días, la versión digital de la revista “Muy Interesante” publicó un artículo acerca de estos piercings y las numerosas complicaciones que conllevan.

Según un estudio realizado recientemente por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, la mayoría de las personas que llevan estos piercings han sufrido algún tipo de complicación posterior (concretamente el 72%). La más frecuente es la inflamación (el 35%), seguida del dolor (18%), la dificultad de hablar y de masticar (el 15%), disgeusia (enfermedad que consiste en la alteración del gusto) (el 5%), sangrado (4%), hipersialia (aumento de la salivación), infección y parestesias o sensación de hormigueo (un 2%) y alergia (1%).

Según los odontólogos profesionales, una de las enfermedades más complicadas de tratar y más preocupante es la periodontal, que se produce en casi la mitad de los portadores de piercings (48,1%). Además, estas lesiones pueden aumentar en sujetos que lleven el piercing de metal y colocación extraoral.