Reportaje sobre “la mujer vampiro”

Hoy os quiero dejar aquí un reportaje que he encontrado acerca de María José Cristerna, “la mujer vampiro” de la que ya os hablé en la entrada anterior. Es muy cortito; juntando los dos vídeos apenas dura media hora y resulta especialmente interesante, ya que en él podemos escuchar a María José contarnos exactamente cuáles fueron las razones que la llevaron a convertirse en “una vampiresa”.

¡Espero que os guste!

El reportaje fue realizado por la periodista Andrea Llosa, que trabaja para el programa DíaD.

“Apariencia conseguida”

Seguro que alguna vez habéis visto aparecer en televisión o en Internet a personas que han llevado sus modificaciones corporales al extremo: aquellos que cubren con tatuajes cada rincón de su piel, que lucen piercings por doquier, grandes dilataciones, implantes intradérmicos, y un largo etc.

Normalmente, las reacciones al ver a estos individuos siguen siempre la línea de “¡ya hay que estar colgado!”, “Qué valor…”, “Menudo destrozo” y “¡Qué locura!”. Pero más allá de ese aparente derroche de locura y falta de juicio, ¿sabemos realmente qué es lo que pretenden conseguir esas personas? ¿Alguien se ha parado a pensar en qué es lo que quieren mostrar?

En la mayoría de estos casos, se trata de personas que, conformes o no con su actual apariencia, tienen deseos de cambiar su aspecto y asemejarse todo lo posible a otros sujetos. Pero, obviamente, no podía tratarse de algo tan simple como simular el aspecto de otros humanos; eso sería demasiado fácil y no se lograrían grandes cambios. Lo que de verdad buscan muchas de estas personas es tomar la apariencia física de otros seres; muy comúnmente, de animales.

A continuación, os dejo una pequeña muestra de algunos de los personajes más conocidos en este campo, tanto por sus modificaciones extremas como por haber conseguido unos resultados más logrados.

  • Erik Sprague, “el hombre lagarto”:

Erik Sprague, conocido mundialmente como “Lizardman” (el hombre lagarto), nació el 12 de junio de 1972. Se graduó en la licenciatura en Artes en filosofía del Hartwick College en Oneonta, Nueva York. Sin embargo, ese tipo de vida no estaba hecho para Erik…

Él siempre afirmó sentirse como un auténtico reptil: un ser de espalda dura, en forma de saurio terrenal, de temperatura variable y que camina rozando la tierra con el vientre. No contento con su trayectoria profesional hasta ese momento, decidió que quería vivir del espéctaculo. Él quería ser como esos “showman” que salen en todas las cadenas de televisión y por los que todos los programas se pelean por invitar. Y qué mejor manera de conseguirlo que tomando el aspecto de un lagarto, su animal favorito.

Se introdujo en un proceso de transformación que duró años y aún hoy sigue tratando de mejorar. Entre las muchas modificaciones que se ha realizado hasta el momento, destacan las siguientes:

– Erik afiló sus dientes para darles un aspecto más feroz y les dio un toque más amarillento para resaltar su similitud a los de los reptiles.

– Tatuó casi completamente su cuerpo con escamas de color verde, azul, amarillo y blanco, incluyendo los labios.

– Cortó su lengua en dos para conseguir un aspecto bífido similarl al de los reptiles, aprendiendo después a realizar diferentes movimiento con ella. Fue una de las primeras personas del mundo en llevar a cabo esta práctica.

– Agregó protesis a modode cejas protuberantes sobre sus ojos, introduciéndose cinco bolas bajo la piel.

– Agujereó sus orejas para realizar levantamientos de objetos con ellas en sus espectáculos.

En sus shows, además de entretener a la audiencia mostrando sus modificaciones, realiza diversos actos circenses propios de un faquir, tales como: escupir fuego, introducirse clavos y tijeras por la nariz, realizar suspensiones con ganchos, tumbarse sobre camas de clavos y comerse insectos para demostrar que es un “verdadero” lagarto.

  • Dennis Avner, “el hombre gato”:

Dennis Avner, nacido el 17 de agosto de 1958, es mundialmente conocido como “Stalking cat” (el hombre gato). Como se puede observar en las fotografías, Avner ha hecho considerables cambios en su apariencia física con tal de asemejarse a un felino. Sus padres eran de herencia Hurony Lakota, estados en los que alterarse a sí mismos para parecerse al propio tótem de cada uno es una antigua tradición de Huron. Un día, tras una fuerte discusión que mantuvo con su jefe Indio cuando trabajaba en la Marina, decidió comenzar sus modificaciones debido a la insistencia de éste por que Avner siguiera “el camino del tigre”. Además, él es dueño de muchos gatos y afirma que su relación con ellos es muy cercana. Algunas de las modificaciones que ha llevado a cabo hasta el momento son:

– Tatuaje extensivo simulando las rayas de un tigre, incluyendo tatuaje facial.

– Modificación de la línea de crecimiento del pelo.

– Implantes faciales intradérmicos que permiten el uso de bigotes y cambiar el tipo de ceja y frente.

– Afilado y esmerilado de dientes.

– Orejas punteadas hacia abajo, logradas mediante intervenciones de cirugía plástica.

– Inyección de silicona en labios, mejilla, papada y otras zonas de su rostro.

Al igual que el hombre lagarto, Avnes se dedica al mundo del espectáculo y ha logrado un estatus de celebridad local en Estados Unidos, aunque continúa trabajando como programador de ordenadores. Actualmente, está planeando adherir de manera permanente cuero animal a su piel para así dar una mayor autenticidad a su apariencia.

  • María José Cristerna, “la mujer vampiro”:


Licenciada en derecho y madre de cuatro hijos, su nombre es María José Cristerna, bautizada como la “Mujer Vampiro” de México. La historia de María José gira en torno al maltrato doméstico.

Cristerna asegura haber pasado por una etapa muy difícil tras la separación de sus padres cuando era joven, lo que la llevó a refugiarse en el mundo de los tatuajes. Fue en ese tiempo cuando conoció al padre de sus cuatro hijos, con quien se casó a los 17 años. Sin embargo, nunca imaginó la historia que le tocaría vivir a su lado: tras un año de matrimonio, su ex-marido empezó a maltratarla a base de manotazos y patadas, llegando incluso a provocar que una de sus hijas naciera a los siete meses. Debido a este maltrato constante y al nacimiento de su cuarto hijo, María José decidió que era momento de cortar con esa situación e irse a vivir sola con sus hijos, quienes tienen muy claro la forma de ser de su madre y la defienden ante cualquier persona que quiera ofenderla.
Usando su cuerpo como lienzo y su voz para llegar a todas aquellas mujeres que, como ella, han sido maltratadas, María José es un ejemplo de superación y de valentía. Cada modificación que ha realizado en su cuerpo esconde una pequeña parte de la historia que tuvo que cambiar para sacar adelante a sus cuatro hijos. Nunca esperó que esas transformaciones le dieran proyección tanto a nivel nacional como internacional, lo que actualmente agradece, ya que le sirven de gran ayuda en su único objetivo: ayudar a las mujeres que han sufrido la misma situación que ella. Cristerna pretende construir alguna fundación con ayuda del gobierno y de personas que se sientan como ella, a la que las mujeres se acerquen y donde puedan hablar.
A pesar de que muchas personas puedan criticar su aspecto físico, de lo que nadie duda es de que esta mujer es un gran ejemplo a seguir, ya que consiguió salir del pozo en el que se encontraba para poder volver a disfrutar de la vida. A su manera, eso sí, pero saliendo adelante y disfrutando, que es lo que verdaderamente importa.